Introduciéndote a la técnica de la Grafología: ¿Qué es y qué no es Grafología?

Elaborado por Tamara Rojas W.

Bienvenido a mi primer artículo en mi blog sobre Grafología. Mi objetivo es introducirte a esta técnica partiendo por su definición: Qué es y qué no es Grafología y para qué se utiliza. Cuando supe por primera vez de este instrumento, me hice la misma pregunta y comencé a investigar sobre el tema.

Mi primera investigación enfocada en la escritura de cuarenta líderes chilenos de la Región Metropolitana finalizada en el año 2000, me permitió valorar positivamente la Grafología como una técnica que cuenta con un método determinado de observación, medición y análisis de la escritura de una persona, y cuyo fin es interpretar sus rasgos escriturales en términos de características y cualidades específicas que distinguen su manera de ser de otros individuos. La peculiaridad de la Grafología es en este punto su objeto de estudio: La escritura en sí misma, o más precisamente, “la onda gráfica”.

La Grafología estudia la onda gráfica que se define como el recorrido de tinta que se estampa en el papel en blanco. Se caracteriza por ser una onda con un patrón cíclico-dinámico propio, particular y distintivo en cada persona. Su manifestación se reproduce en forma paralela y contemporánea al mensaje escrito. Es decir, la Grafología estudia cómo el escribiente configura un trazo a través de los movimientos que plasma con la tinta de un lápiz en una hoja en blanco.  Este trazo u onda gráfica se va dibujando mientras la atención del escribiente se concentra en transmitir un mensaje intencionado para comunicar algo a alguien, a través de las combinaciones que las reglas gramaticales de su sistema lingüístico le permite.

En este punto sobre la definición de Grafología es útil clarificar algunas cuestiones claves sobre ella:

La Grafología no es algo nuevo o una moda. Ella es un método antiguo de estudio de la escritura. Este año 2021, la Grafología cumple ya 150 años de historia y sus antecedentes –acorde a la revisión histórica realizada por José Javier Simón– se remontan a la China Milenaria del siglo IV A.C., pasando por varios precursores en la antigua Europa como etapa previa a su fundación como tal.

La Grafología claramente NO es un arte de predicción del porvenir. Gracias a los estudios realizados por el Abate Michón –quien acuñó el término de grafología–, se logró desmitificar y separar a la Grafología de las artes esotéricas. El demostró mediante un trabajo de observación empírica que los movimientos escriturales describían características y cualidades específicas que distinguían la manera de ser de una persona de otras.

La Grafología aplica el método científico para correlacionar el comportamiento de la onda gráfica con rasgos específicos de personalidad y estados neurovegetativos del escribiente. Desde su fundación en 1871, los estudios de Michón inspiraron a la siguiente generación de investigadores que brindaron un fundamento científico a la Grafología. Jules Crepieux Jamin, por ejemplo, estableció una clasificación de los rasgos de escritura en siete géneros y algunos principios fundamentales referentes a la importancia de ordenar las interpretaciones de los signos escriturales según su grado de frecuencia dentro de la muestra escritura, y agrupación de ellos de manera dinámica, para establecer las tendencias de personalidad de una persona.

La escuela Alemana de Grafología también otorgó bases científicas a la Grafología. En esta escuela destacan los trabajos de investigación del Dr. Wilhelm Preyer, el Dr. Georg Meyer y el físico y filósofo Ludwig Klages. Los trabajos de estos grandes investigadores de la Escuela Alemana permitieron descubrir que la escritura es una capacidad que surge del cerebro. Preyer desarrolló  una anatomo-fisiología del comportamiento gráfico y valoró a la Grafología como un instrumento que podía contribuir en las investigaciones de psicología. El Dr. Georg Meyer descubrió que las problemáticas de expresión estaban afectadas por rasgos del carácter, gracias a sus investigaciones focalizadas en las variaciones y perturbaciones orgánico-nerviosas presentes en las escrituras de personas enfermas. El filósofo y físico Ludwig Klages otorgó una base teórica a la jerarquización de los signos propuesta por Jamin, mediante la aplicación de la teoría de la Gestalt; estableció las primeras diferencias entre una escritura espontánea y máscara, a través de sus estudios de la regularidad y proporcionalidad de la escritura, desde un punto de vista global, entre otros aportes.

Finalmente en las primeras dos décadas del siglo XX, Max Pulver, doctor asociado al Instituto de Psicología Aplicada de Zurich, introdujo el psicoanálisis para la interpretación de los signos escriturales lo que coadyuvó a la proliferación de investigaciones sobre los alcances de la Grafología a nivel mundial.

La Grafología es un método de investigación usado por diversas profesiones. Su uso se ha enriquecido con los hallazgos en Fisiología, Medicina, Peritación Caligráfica, Ciencias Matemáticas, Computación, Historia, Paleografía, Psicología y Neurociencias. En Psicología específicamente, los aportes de Max Pulver permitieron que la Grafología fuera valorada como un test psicológico proyectivo. Este reconocimiento a la Grafología como un test de aplicación psicológica inspiró la creación de variadas pruebas que involucran dibujo y escritura. De hecho, la Grafología es la madre de las pruebas psico-gráficas como el Test Palográfico de Escala, el Árbol de Koch, el test de la Familia, el test de la Figura Humana, el test Persona bajo la lluvia y los  estudios del garabato, dibujo y escritura de los niños.

La Grafología no es Análisis de Discurso. Este último se centra en observar, medir y analizar las ideas y argumentos que una persona emite explícitamente en forma oral o escrita, con la clara intención consciente de transmitir un mensaje a sí mismo, a alguien o a un grupo de individuos. En el caso del mensaje escrito, el análisis de discurso se focalizaría en identificar las partes del contenido manifiesto estampado a través de las ideas escritas, para caracterizarlo en función de si su objetivo de análisis es lingüístico, sociológico, forense, psicológico, etc. La Grafología en cambio, se centra en analizar el trazo de aquello que se escribe. Dicho trazo u onda gráfica reflejaría el contenido latente que se expresa en forma paralela y simultánea al contenido manifiesto del discurso que elabora un escribiente. Ambas técnicas, si bien se dirigen a estudiar y analizar aspectos diferentes del mensaje escrito, pueden ser aplicadas de modo complementario. El uso de ambas técnicas enriquecerían la perfilación de las características de una persona, pues no son excluyentes ni se descalifican una a la otra.

La Grafología es una técnica con múltiples aplicaciones según su propósito de análisis. En la pericia grafológica por ejemplo, uno de sus fines es perfilar las características de personalidad de escritos anónimos para complementar la investigación del posible autor; también ayuda en el estudio de fraudes a través del estudio de la firma y rúbrica de los implicados. En mi experiencia personal, años atrás, tuve la oportunidad de colaborar en el análisis de escritura de un ignoto que ayudó a los investigadores policiales reducir el tiempo de búsqueda del autor.

En psicología, los alcances de la Grafología son de tipo psicodiagnóstico siendo muy útil para la psicoterapia, la orientación vocacional de jóvenes, la selección de personal (enfoque de competencias), la conformación de equipos de trabajo, la promoción de personal y en el coaching de trabajadores claves de una organización.

En psicopatología, la Grafología ha contribuido con interesantes hallazgos en la escritura relacionados con tendencias psicopáticas y tendencias criminales, así como también se han identificado algunos signos de escritura que se afectan precozmente antes del desarrollo de psicosis y enfermedades degenerativas de las funciones cerebrales.

Espero que este primer post sobre Grafología haya contribuido a que conozcas más sobre qué es y para qué se utiliza, como también haber desmitificado algunas falsas creencias sobre ella.

 

 

 

 

Referencias bibliográficas.

  • Hughes, Albert E. (1982). Guía práctica de Grafología: Lo que revela su escritura sobre su personalidad y carácter. Madrid, España. Editorial EDAF.
  • Rojas, Tamara. (2009). Grafología: La muestra de escritura como técnica descriptora de personalidad. Santiago, Chile. Escritores.cl
  • Rojas, Tamara (2004). Grafología Científica: La escritura como test psicológico proyectivo. Revista de Psicología, Universidad de Chile. Vol. XIII, Nº2.
  • Rojas, T. y Yavar, M. (2000). Estudio exploratorio-descriptivo de la personalidad de líderes ejecutivos chilenos de la Región Metropolitana a través del análisis de escritura. Memoria para optar al título de psicólogo. Santiago, Chile. Universidad de Chile.
  • Simón, José Javier (1992). El gran libro de la Grafología. Barcelona, España. Ediciones Martínez de Roca.

¿Quieres conocer qué dice tu escritura sobre ti?

Sólo debes presionar el botón, dejarme tus datos y yo te llamo.

Facebook
WhatsApp
Email
Tamara Rojas W.

Tamara Rojas W.

Psicóloga, Trasciende Ahora ®

Deja un comentario

¿En qué te puedo ayudar?