Ámate y valórate porque siempre habrá algún detractor

El infundirse de positividad a través del ejercicio de trabajar pensamientos, que te impulsen a seguir adelante pase lo que pase, es una suerte de píldora natural de sanación para la mente, el corazón y el alma. Estas frases son muy útiles en toda ocasión, pero sobre todo cuando se está en situaciones adversas o con personas que te hacen la vida difícil.

En más de una ocasión interaccionarás con personas sumamente descalificadoras sobre tu forma de ser, sobre lo que dices, lo que no dices, el cómo te vistes, lo que haces, cuánto haces, qué no haces, y ¡qué decir cuando compartes tus sueños!

Estas críticas que llegan de afuera pueden ser desplegadas como un claro y evidente acto de burla, cuando se ríen de ti y lo que anhelas. En otras ocasiones, estas personas pueden expresar sus diferencias como una suerte de amonestación, con opiniones muy descalificadoras que pueden llegar afectar negativamente tu ánimo de modo considerable a veces por días, semanas o incluso meses.

Seguramente has experienciado más de alguna vez estas frases de descalificación:

  • Quién te crees que eres.
  • A quién le has ganado.
  • Quién eres tú para hacer eso.
  • Pero si tú no eres nadie.
  • No te metas en líos.
  • Fulanito lo hace mejor.
  • Sutanito(a) era maravilloso(a) cuando estaba aquí.
  • Pero si tú no tienes un título para ganar tanto.
  • Deja de perder el tiempo, eso no te va a resultar.
  • Para qué quieres hacer eso, hagas lo que hagas, a nadie le va a gustar.
  • Si eres así porque piensas que alguien te va a reconocer, estás muy equivocado(a).

Posiblemente se te vengan a la mente otras frases negativas que has escuchado a través de tu vida. Las razones por las cuales estas personas intentan “tirarte para abajo” pueden ser diversas, pero todas ellas provienen del estado interno de esas mismas personas. Es decir, no es un tema personal precisamente contigo. Esa persona es con todos quienes se rodea de la misma manera, ya sea proyectando sus propios complejos de autoestima, miedo, rabia, odio, o frustraciones personales.

Por esto, es importante que tú no te “pongas el sombrero” que esa persona te quiere colocar. No se trata de quién seas tú, sino quién es él o ella que requiere tirar toda esa rabia o frustración o miedo o envidia hacia ti. Debes ver en él o ella, claramente una persona en sufrimiento que no es consciente de lo que le sucede realmente y que sólo expele hacia el exterior, lo que tiene acumulado por años en su estado interno.

Es clave en dichos momentos críticos a los cuales te puedes ver enfrentado(a) en cualquier momento de tu vida el saber quién eres, qué rasgos gustas de tí, cuáles son tus defectos, complejos y debilidades, y qué realmente quieres de tu vida. Sólo así podrás mantener una distancia y límite psicológico ante este tipo de personas, para actuar reflexivamente frente a ellas. Decidir por ejemplo, si requieres poner límites a sus burlas u opiniones negativas, si vale la pena hacerlo o es mejor mantener una relación lo más breve y acotada con ellas o si es posible alejarse.

Depende entonces de cuánto te ames y valores realmente, para poder superar las opiniones ajenas maledicentes y continuar con tus sueños. Debes saber y estar preparado(a) para afrontar detractores, porque ellos se aparecen con distintas caras y nombres a lo largo de tu camino de vida. La clave es que aunque te afecten negativamente, puedas recuperarte y seguir adelante hacia la realización completa de tus sueños siendo tú.

La actividad sugerida para esta semana es que realices precisamente una lista de aquellas personas que fueron tus opositores alguna vez en la vida, puedes incluso poner al lado del nombre la razón o circunstancia para contextualizar. Trata que sean personas del pasado que ya no están contigo. No uses personas del presente que te generen conflicto o incomodidad.

Luego, escoge a uno de estos detractores y procede a escribirle una carta en la que le agradezcas por haberse cruzado en tu vida, enfatizando qué aprendiste de esta experiencia y qué ganaste a tu favor por haberte relacionado con él o ella. El objetivo es extraer lo bueno que te trajo esa experiencia con esa persona, pese a lo adversa que haya sido.

Espero tus comentarios.

No obstante, si por alguna circunstancia este tipo de personas te han afectado negativamente a tal grado que no puedes recuperarte, recordando la situación de modo reiterativa y afectando tu ánimo para mal, es recomendable que asistas a un coach, psicoterapeuta o guía espiritual para que te ayude y oriente. Si este es el caso, puedes llenar el formulario de pre-consulta psicológica disponible en mi web, el cual leeré y te responderé para orientarte en lo que requieres.

Facebook
LinkedIn
Email
WhatsApp
Tamara Rojas W.

Tamara Rojas W.

Psicóloga, Trasciende Ahora ®

Deja un comentario

¿En qué te puedo ayudar?