Hoy, sé que algo maravilloso está por sucederme

En este artículo quiero enfocarme en la fórmula de decretos. Los decretos son afirmaciones positivas que al repetirse frecuentemente influyen en tu patrón de pensamientos, para aminorar la tendencia a pensar negativamente.

Los decretos habitualmente se caracterizan por ser personalizables. Es decir, ellos son construidos gramaticalmente en primera persona incluyendo tu nombre y apellido, para darles el sentido de propiedad personal. Ellos deben ser dichos en tiempo presente, en el ahora, para darles la fuerza dentro de tu mente de que es ya un hecho y no una probabilidad. También, estos decretos deben ser construidos en forma positiva sin incluir palabras que generen contradicciones para tu mente como son las negaciones o dobles negaciones. Se cree –por los expertos– que incluir  conceptos tales como “no”, “ni”, “tampoco”, “nunca” en la frase positiva que repites, puede generar distorsiones y paradojas dentro de tu mente, lo cual disminuye el poder de persuasión de la misma.

También, es necesario que estas afirmaciones se repitan en voz alta al menos dos veces al día. Los momentos claves para repetirlas, son al despertar antes de iniciar tus actividades y al finalizar el día, antes de conciliar el sueño. Acorde a los entendidos en el tema, se considera que al despertar y poco antes de ir a dormir, son los mejores momentos de la jornada diaria para injertar un nuevo modo de pensar, ya que en estos horarios la mente está más dispuesta y receptiva a asimilar la modificación de pensamientos.

Por supuesto, cuantas más veces repitas un decreto durante el día, más rápido será adoptar y hacer como propio este nuevo patrón dentro de tu set mental. Asimismo, cuantos más días repitas un decreto –mínimo 21 días–, éste podrá tornarse estable a través del tiempo, para que ante desafíos diarios puedas reducir cualquier tendencia a boicotearla y prevalezca una mirada más positiva, optimista y abierta a buscar soluciones, no cayendo en la queja o la frustración inmediata.

Es importante además que la afirmación positiva que escojas para repetir diariamente sea creíble por tu mente. De lo contrario, la declaración que realices con ella en voz alta no tendrá el efecto deseado a nivel interno. Por esto, es clave que creas absolutamente en la frase que repites. Si tienes dudas o ambivalencia con ella es mejor que la reemplaces por otra en la que tengas la convicción real que es cierta para tu fuero interno.

¿Qué se está haciendo con este tipo de ejercicio de repetición de frases en forma de decreto?

Se está haciendo una verdadera reprogramación mental. Por esto es necesario que tengas claro que tu intención es cambiar tu enfoque. Debes estar decidido(a) y dispuesto(a) a cambiar tu modo de pensar. Es decir, si no tienes el real deseo de transformación interna entonces las cosas seguirán siendo como siempre.

Para darle más fuerza al decreto escogido, también es importante visualizar lo que dices. En este sentido debes dejar en libertad tu imaginación respecto a ese cambio que quieres realizar en tu modo de pensar. Esto es importante para iniciar el proceso de concretar el nuevo pensamiento. Al imaginar cosas asociadas a la frase que escoges te ayudas a ver cómo sería si la frase se cumple, dándole forma dentro tuyo y generando emociones alineadas con esa nueva forma de pensar. Al alinear pensamientos y emociones, te inspirarás para descubrir qué cambios concretos desde tu ser interno debes realizar para hacer coherente tu reformulación mental con rutinas, actitudes, y hábitos, de modo que logres consolidar la adopción del nuevo modo de pensar. El pensamiento que ejercites debe ser coherente con las acciones que realizas durante tu jornada. De lo contrario, sólo serás como aquellas personas que dicen una cosa, sienten de otra forma y hacen lo que acostumbran.

Finalmente, el decreto se debe potenciar con un plan que te facilite hacerlo realidad. Este plan debe incluir acciones concretas que distingan entre aquellas que penden de tu propia voluntad e identificar aquellas que dependen de terceras personas. Así como también este plan priorice entre las acciones que requieren efectuarse en el corto y largo plazo, para ayudar a hacer realidad lo que se decreta.

Esta semana entonces, te invito a practicar la siguiente frase positiva:

“Hoy, yo (nombre y apellido) sé que algo maravilloso está a punto de sucederme”.

 Repite esta frase en voz alta al menos tres veces por la mañana y tres veces al finalizar tu jornada. Lo ideal es que cierres tus ojos para que nada de tu alrededor te distraiga. Visualiza cómo te sentirías si algo maravilloso sucediese para hacer surgir la emoción acorde a la idea de la frase. Imagina situaciones maravillosas que te gustaría que te pasaran y siente las emociones asociadas a ellas. Una vez impregnado(a) de la emoción y absolutamente creyente que algo maravilloso viene a tu vida puedes abrir los ojos. Luego inicia tus rutinas del día y al finalizar la jornada vuelve a hacer el ejercicio.

Si prefieres escoger otra frase positiva para hacer el ejercicio puedes explorar más de ellas pinchando aquí https://www.trasciendeahora.com/category/frases-positivas/

Si quieres iniciar la travesía de la reformulación de tu mente para un cambio y transformación de tu vida, entonces puedes dar el primer paso completando el formulario de pre-consulta psicológica, la opción es tuya. Una vez enviado el formulario referido, te contactaré lo antes posible para orientarte sobre las acciones a seguir.

Espero tus comentarios sobre tu experiencia con la actividad sugerida.

Facebook
LinkedIn
Email
WhatsApp
Tamara Rojas W.

Tamara Rojas W.

Psicóloga, Trasciende Ahora ®

Deja un comentario

¿En qué te puedo ayudar?