La ciencia ha desmitificado muchas creencias románticas sobre fenómenos de la naturaleza.  Si bien la elaboración de leyes y teorías entregan una explicación lógica y comprensible para nuestras mentes sobre cómo funciona la vida en la Tierra, lo cierto es que aún no existe una respuesta que explique cómo surgió la vida y cuál es el sentido de ella en el planeta.

La carencia de una respuesta con evidencia empírica que dé solución a estas preguntas sobre la vida en sí misma, permite que los enfoques místicos y espirituales mantengan viva la creencia de que como seres humanos no fuimos creados por mero azar o capricho del cosmos. 

Es consenso entre quienes han revisado las religiones antiguas y actuales, como quienes experimentan a nivel sub-atómico que hay algo más. Hay algo que trasciende el mundo material y la realidad que se percibe con los cinco sentidos. Hay algo, una fuerza maravillosa detrás de toda forma de vida y substancia material, que genera una interesante y misteriosa organización dinámica, cohesionada y muy bien sincronizada del universo en sus diferentes dimensiones.

Por ejemplo, te has preguntado alguna vez:

  • ¿Cómo es que tu sistema de órganos de tu cuerpo se mantiene funcionando para que realices tu rutina diaria?
  • ¿Has recordado a tu flora y fauna interna que convive contigo dentro de tu propio cuerpo y que es una verdadera colonia de micro-organismos benéficos para la mantención de la salud de tus órganos?
  • ¿De qué parte específica del cerebro emanan las ideas antes que ellas sean concebidas por ti como tal?
  • ¿Por qué cuando conversas con alguien escoges ciertas palabras para expresarte y no otras?

Y si piensas a mayor escala, te has cuestionado:

  • ¿Cómo la Tierra se mantiene en movimiento día tras día y no se detiene un minuto?
  • ¿Por qué nuestro sistema solar viaja por la galaxia junto al sol y los demás planetas y asteroides? ¿Hacia dónde van, tienen algún destino o es mero azar? ¿Cómo no se han estrellado con otros sistemas galácticos?

Lo cierto es que independiente de los nombres o conceptos que se emplean para dar comprensión lógica a los fenómenos que se perciben de la realidad, hay todo un mundo adentro y afuera que evidencia que la vida está aún llena de magia.

En esta semana te invito a darte un tiempo para hacer breves pausas en tus quehaceres. Experimenta a través de la reflexión y la observación sobre esa magia sutil que existe a tu alrededor, desde la primera luz del amanecer hasta la noche, en la que emergen sutilmente las estrellas que inundan el cielo.

Observa y vuelve a admirar lo bello de lo simple porque es allí donde suceden situaciones maravillosas. Desde el despunte del alba de un día despejado, se inicia un canto divino a través del trinar de las aves. Escúchalas y simplemente disfruta de su bello canto que augura el comienzo de un nuevo día.

Antes de levantarte, observa todo lo que tienes en tu habitación y en tu casa o departamento. Todo ello ha sido extraído y forjado de la misma tierra y la naturaleza por inventores que con su ingenio idearon una vida con comodidades. Ponte en la situación imaginaria que te vieran los hombres de las cavernas levantándote de tu cama, yendo al baño a tomar una ducha caliente que brota de un grifo, el cual distribuye el agua en forma de lluvia, y que posteriormente al preparar tu desayuno, sacas tu comida de un frigider que las mantiene frescas, pones a hervir agua en una tetera eléctrica y enciendes la cocina con el uso de una chispa eléctrica o fósforo. ¿Qué crees que dirían los hombres cavernarios de verte haciendo todas estas cosas como por arte de magia?

Luego, cuando salgas de tu casa o departamento hacia tu trabajo, observa los árboles quietos, tranquilos que están allí en tu recorrido habitual. Mira y agradéceles porque están trabajando a todo dar, para brindarte oxígeno y puedas respirar. Salúdalos y dales el buenos días, ellos son seres vivos igual que tú, solo que no hablan tu idioma, no tienen boca para emitir sonidos como tú, pero si crees que ellos te entienden así será, porque estarás emanando hacia ellos energía emocional de amor y agradecimiento.

Piensa ahora en todo el follaje verde de plantas que hay alrededor de la ciudad, todos ellos aparentemente quietos, pero están en ese momento nutriéndose con sus raíces de lo que les provee la tierra que está debajo del cemento, y más abajo de eso, hay napas que los hidratan para seguir existiendo.

Ahora, piensa y recuerda que toda la vegetación que tienes alrededor de la ciudad contiene una enorme red de seres pequeños que viven en ella como son chinitas, lombrices de tierra, escarabajos, chanchitos de tierra, cien pies, caracoles, mariposas, polillas, orugas, hormigas, abejas, y tantos otros. Algunos de ellos drenan y depuran la tierra, otorgando las condiciones que las plantas necesitan para su fotosíntesis. Otros organismos se dedican a limpiarlas de organismos que las devoran. Otros seres las usan como hogar y refugio. Claramente hay una enorme diversidad de seres que colaboran directa o indirectamente en el ciclo de producción de oxígeno.

Al terminar la tarde, si puedes dedica un tiempo a mirar el atardecer y como llega la noche a la ciudad. Siente cómo cambia la temperatura del día a la noche y cómo reacciona tu piel a ese cambio. Escucha cómo las aves declinan su comportamiento buscando refugio en la naturaleza para ir a descansar de su larga jornada. Observa cómo el cielo va cambiando de tonos celestes a anaranjados hasta que gradualmente comienzan a aparecer las estrellas que alumbran sutilmente la noche.

Finalmente, escribe en un cuaderno tus reflexiones sobre la actividad realizada y qué otras experiencias te hayan ocurrido en tu jornada vinculadas a percibir la magia de la vida. Puedes personalizar y repetir  la frase positiva de esta semana cada vez que sea necesario: “Mi vida está llena de magia”, para recordar cómo hay todo un mundo de seres vivos y fenómenos naturales a tu alrededor que conspiran a tu favor de que sigas vivo. 

Espero tus comentarios, te responderé

Facebook
LinkedIn
Email
WhatsApp
Tamara Rojas W.

Tamara Rojas W.

Psicóloga, Trasciende Ahora ®

Deja un comentario

¿En qué te puedo ayudar?