No te preocupes y sé feliz

La semana que pasó una estimada y querida paciente C.A. me compartió su frase positiva que ella usa todos los días, para hacer frente al día a día, a propósito que leyó el artículo del Blog sobre frases positivas y salud mental.

Le pedí si podía compartir su hermosa y sencilla frase con el significado que envuelve para compartirla en el Blog, a lo cual ella me autorizó.

Ese día compartimos el sentido y concepto de felicidad, que en realidad más que un destino o el final de la vida, es el estado emocional interno que cada uno opta para efectuar el viaje diario de su propia vida.

Ser feliz no es una meta en sí, ni el final de un cuento de hadas. Tampoco es algo que se obtendrá cuando se concreten los propios sueños o deseos más ambiciosos. Ser feliz es más bien el otorgar espacio y validez a este sentir interno, para simplemente disfrutar de la mejor manera los eventos que se presentan ante nosotros. Es también el enfoque emocional con el cual se decide qué y cómo recordar las experiencias acumuladas en la memoria. Es la emoción para partir el viaje hacia la realización de los propios sueños, y disfrutar de todos los desafíos que emergen en el camino hacia ellos.

Si se parte con esa predisposición de ser feliz al comenzar el día, las situaciones que se cruzan en el camino podrían ser interpretadas con un enfoque más optimista y positivo reduciendo la tensión y la proclividad al estrés. Empero, si ya se comienza el día con preocupación, irritabilidad, miedo o tristeza, es altamente probable que todo lo que se experiencie en el día sea interpretado desde dichas emociones.

Un buen ejemplo respecto a lo recién dicho es considerar una verdad universal respecto a que la vida en interacción con el medio y otras personas siempre presentará momentos difíciles, complejos, a veces incluso ingratos. Pero depende de tí el cómo recibes, interpretas y afrontas lo que se te presenta. Si hay algo que te dejó preocupado(a) o sumamente atribulado, piensa y pregúntate ¿cómo se puede solucionar?, ¿qué acciones puedes hacer para sortear la dificultad?, ¿es necesario obtener información en algún lugar para clarificar algo? ¿Deberías pedir ayuda? Si es así, entonces es simple, hazlo. No te quedes quieto sin hacer, ya que eso solo generará dar más expansión a la tensión interna y por consiguiente a emociones que te llevarán a ir perdiendo tu propio poder para superar cualquier adversidad. Así que si no sabes qué hacer, pregunta, consulta, pero muévete. Siempre encontrarás a alguien que te brindará un consejo, una orientación, o una ayuda abriendo caminos donde a veces solo estamos confundidos.

Ser feliz, entonces es posible. Parte por la más importante decisión personal de tu vida, que es querer serlo pero no en un futuro lejano, sino hoy mismo, en este preciso AHORA. Vuelve un poco a ser como cuando eras niño(a) y disfruta del momento. Es claro que al principio pueden haber dificultades, pues hay que reconocer los patrones mentales que boicotean el cambiar hacia el estado emocional de felicidad. Es un trabajo diario intencionado, que parte por girar tu atención hacia las cosas más sencillas que testimonian la abundancia extraordinaria que te rodea y que tienes en tí mismo.

Hoy te invito a iniciar tu día de un modo diferente. Disfruta por el simple hecho que es un nuevo día y estás vivo. Disfruta cada mañana del desayuno con el que te alimentas para darte energía y partir tu jornada de actividades. Valora el techo que te cobija día a día para sortear el frío de la noche. Goza el sol generoso que irradia su calor, tanto a tí como a todos los seres y naturaleza por igual. Pon atención al canto de las aves que se crucen en tu recorrido.

Agradece a la divinidad por todos los recursos tecnológicos que están al alcance de tu mano para comunicarte con otros. Valora los medios de transporte que te facilitan los trayectos que realizas para ir al trabajo o adonde vayas. Disfruta en forma especial el rico café, té o bebida que bebes y que te brinda energía para continuar tu día.

Si alguien es amable en tu trayecto, valora y agradece. Si aparece algún imponderable que te atribule en un momento de tu jornada, no te preocupes, sé feliz. Recuerda que si estás aquí es porque has tenido la suficiente capacidad para superar problemas en el pasado. Hoy, no es diferente a ayer.  Tú sabes internamente que cuando te has propuesto solucionar algo, lo consigues, solo debes ponerte en acción, esforzarte y tener la convicción de que lo resolverás.

Para reforzar estas reflexiones, repite por un mes cada mañana tres veces en voz alta la siguiente frase personalizada: Yo (nombre y apellido) soy feliz, porque __________ (coloca aquí ya sea las reflexiones hechas en este artículo sobre la felicidad o contenidos propios personales que le den fuerza a la frase). 

 

Espero tus comentarios.

Facebook
LinkedIn
Email
WhatsApp
Tamara Rojas W.

Tamara Rojas W.

Psicóloga, Trasciende Ahora ®

2 comentarios en «No te preocupes y sé feliz»

  1. La felicidad siempre se debe a un motivo.Somos felices cuando alguien nos da
    un cumplido,o cuando coseguimos una hermosa amistad etc o por el simple hecho de existir todo a nuestro al rededo
    Nos dice que hay tanta felicidad…entonces Hoy yo soy feliz.
    Gracias mi querida Tamara por darnos felicidad y amor, que Dios te vendiga siempre.

    Responder

Deja un comentario

¿En qué te puedo ayudar?