Sé el(la) héroe/heroína de tu propia historia

Esta frase te invita a ser el(la) protagonista de tu propia historia de vida. Su significado envuelve el concepto de que cada persona tiene el alto potencial de convertirse en autor de su propio camino y destino. Tus patrones de pensamientos y las emociones generadas por interacción con tu alrededor, condicionan el modo en cómo concibes la realidad. Ambos influyen en las elecciones y cómo te conduces frente a los problemas, desafíos y eventos que se te presentan.

Entonces, cada vez que tomas una decisión filtrada por tu set de ideas y emociones predominantes estás escribiendo los resultados de tu futuro. ¿Cómo? Cada vez que ejecutas una acción, tú optas por cierta gama de posibilidades y oportunidades sobre otras. En otras palabras, lo que sea que predomine en tus pensamientos a diario con las emociones asociadas, a qué le otorgas tu atención y a qué decides darle prioridad generará un efecto en ti mismo(a) y estará marcando el rumbo de tu vida. Y aunque decidas hacer nada también tendrá efectos en ti, pues la no acción también tiene repercusión, ya sea que optes por dejar pasar las oportunidades, o aguantes todo tipo de situaciones que sobrevengan frente a ti, para mantener cierto estado deseado en tu vida y alrededor.

Y aunque estés viviendo experiencias sumamente críticas y dolorosas, como por ejemplo: Una crisis de pareja, la pérdida de un ser querido, un mal negocio, estar desempleado(a), una enfermedad de alto costo, ser víctima de maltrato etc., el cómo logres procesarlas y resolverlas dependerá de cuánto han impactado afectivamente en ti y cómo tu sistema de pensamientos ayudan o no a su superación a través del tiempo. Si piensas, por ejemplo, que puedes solo(a) o no puedes superarlas, buscas o no ayuda profesional, cualquiera de dichas opciones serán ciertas en la medida que tú creas que son el método válido para salir adelante.

Tu futuro es posible de cambiar en la medida que te hagas consciente de cuáles son tus patrones mentales y emociones predominantes, a qué cosas le das preponderancia en tu vida y en qué focalizas tu mente. Si estás por ejemplo sumido(a) en un torbellino emocional, con la mente en confusión y no sabes qué quieres y hacia dónde vas en tu ruta de vida, sentirás que que todo sale mal y que está todo en contra de tu deseo de estar mejor. Pero si tú te reorientas y re-enfocas, superas el estar disperso(a), aplicando técnicas o asistiendo a un profesional especialista, que te ayuden a sosegar tu mente, alma y corazón, entonces podrás reformularte y reformular tu camino de vida más rápidamente.

Tu futuro puede tornarse en lo que tú deseas alcanzar, en la medida que estés claro(a) con cuál es tu propósito y misión, intencionando tus pensamientos, decisiones y acciones hacia aquello que tú crees que está dado para ti. En otras palabras, tú puedes ser el(la) héroe/heroína de tu propia historia. ¡Cree, reformúlate, y crea tu camino! Pues claramente si tú no crees en ti, en tus sueños, proyectos, o en superar algo que te aproblema, ¿Quién creerá?

Es clave entonces que para superar los obstáculos, desafíos, y tribulaciones que te generan sufrimiento, dolor y el estar en estados emocionales de frustración, rabia, impotencia, llanto, agotamiento, etc., efectúes los cambios internos en ti mismo, para que lo que te impide avanzar y evolucionar se convierta en aprendizaje y sabiduría de vida.  Si realizas este trabajo de reflexión sobre las experiencias pasadas o presentes que te marcan dolorosamente podrás comenzar a avanzar y hacer las transformaciones que requieres. Tu futuro se puede reprogramar si te tornas a valorar tu vida en perspectiva, para recuperar la motivación y esperanza que te permitan visualizar nuevas posibilidades.

Esta semana te invito a trabajar en la lectura y práctica de algunas actividades que te sugiero:

  • Para lograr la calma y tranquilidad de tus pensamientos y emociones te invito a leer más artículos en este blog sobre respiración profunda, que ha demostrado ser una técnica eficiente para sosegar estados de estrés, ansiedad y silenciar la mente cuando ésta no para de pensar.
  • Toma cuaderno y lápiz para comenzar una bitácora en la que registres lo que piensas y sientes a diario. Revisa esta bitácora cuando ya tengas al menos una semana de registros. Usa destacadores y lápices de colores para identificar y destacar los pensamientos y emociones recurrentes que son los sets de patrones que predominan a diario en tu vida. Reconócelos y valora de qué tipo son: ¿Positivos o negativos? Reformula los pensamientos y emociones negativas pensando hacia donde apunta la queja y lo que en realidad están queriendo en el fondo decir positivamente. Evalúa el mensaje y determina qué es lo que realmente quieres cuando ellos aparecen. Probablemente puedas empezar a tener unas primeras claves o señales de cómo superar lo que te aflige y reformularte para comenzar a salir adelante.
  • Escoge una frase positiva, personalízala y úsala como un mantra para recuperarte y centrarte cuando te sientas superado(a) o colapsado(a) frente a la contingencia. Es un método sencillo que te ayudará a desapegarte de la situación que te estresa o angustia, refrescando la mente y ayudando al pensamiento a salir de la confusión y dispersión del momento crítico (pincha aquí, para revisar otras frases positivas y escoger alguna con el propósito de que sea tu frase de poder). Esta frase la puedes combinar con las técnicas de respiración que te refiero en el primer punto.

Si al hacer estas actividades aún no te sientes reorientado(a) te recomiendo que busques ayuda profesional, para potenciar las técnicas e iniciar tu proceso de transformación y cambio de modo que el especialista te entrene en cómo controlar y superar lo que te aqueja y reorientar tu camino de vida. Puedes pinchar aquí para acceder y completar el formulario de pre-consulta psicológica. Te contactaré lo antes posible para orientarte sobre las acciones a seguir al respecto. 

Espero tus comentarios!

Facebook
LinkedIn
Email
WhatsApp
Tamara Rojas W.

Tamara Rojas W.

Psicóloga, Trasciende Ahora ®

Deja un comentario

¿En qué te puedo ayudar?